19/10/15

RUINAS GRIEGAS... CULTURA GRIEGA


Legado de la Grecia Antigua


LINEA DEL TIEMPO


PAÍSES MODERNOS Y ANTIGUOS - CIUDADES MODERNAS Y ANTIGUAS






Crédito de la imágen: “Bearing Thorough Witness” About God’s Kingdom - Editores: Watchtower Bible Aand Tract Society of New York, INC

TABLA COMPARATIVA DE LA KOINÉ CON EL ESPAÑOL




ANALISIS PROFUNDO DEL GRIEGO

Sustantivos. Los sustantivos se declinan en cuanto a género, número y caso. Otros elementos de la oración, como los pronombres y los adjetivos, se declinan de modo que concuerden con sus antecedentes o con las palabras que modifican.
Caso. Por lo general se asignan a la koiné cinco casos (aunque algunos helenistas dan ocho). En español no cambia la forma de los sustantivos, excepto para el género y el número (algunos pronombres varían según el caso). No obstante, en la koiné las palabras adoptan distintas formas, con distintas terminaciones, para cada caso diferente, lo que hace que en este respecto esta lengua sea mucho más complicada que la española.


El artículo. En español existe tanto el artículo definido (“el”, “la”, “lo”, “los”, “las”) como el indefinido (“un”, “una”, “unos”, “unas”). El griego koiné no tiene más que un solo artículo ὁ (ho), que en algunos aspectos equivale al artículo definido español “el” o “la”. No obstante, el artículo griego, a diferencia del artículo definido español, se declina, al igual que los sustantivos.
El artículo griego no solo se emplea para introducir los sustantivos, sino también los infinitivos, adjetivos, adverbios, locuciones e incluso a oraciones enteras. En Juan 10:11 se encuentra un ejemplo de un adjetivo con artículo. La traducción literal de este pasaje sería: “Yo soy el pastor el excelente”. Esta construcción tiene más fuerza que solo decir: “Yo soy el pastor excelente”. Colocar el artículo delante del adjetivo “excelente” equivaldría a escribir esta expresión en bastardillas.
En Romanos 8:26 encontramos un ejemplo en el que el artículo se aplica a una oración. La frase ‘qué debemos pedir en oración como necesitamos hacerlo’ va precedida del artículo neutro. Literalmente, la frase diría “el [...] qué debemos pedir”. Para facilitar la comprensión en español, puede añadirse la expresión “problema de”. El artículo definido presenta el asunto de tal forma que el problema aparece como una cuestión específica. Por ello, la traducción ‘porque el [problema de] qué debemos pedir en oración como necesitamos hacerlo no lo sabemos’ (NM), transmite con más precisión el matiz del pensamiento del escritor.


Verbos. En griego las formas verbales se componen de raíces o temas, a los que se añaden desinencias, sufijos y afijos. Se conjugan según la voz, el modo, el tiempo, la persona y el número. El estudio de los verbos es más complejo que el de los sustantivos. Debido a que en años recientes se ha conseguido una mejor comprensión de la koiné, particularmente en lo que tiene que ver con los verbos, los traductores pueden resaltar mejor los matices del idioma y traducir las Escrituras Griegas Cristianas con más exactitud que en el pasado. En los siguientes párrafos se pasa a examinar algunas de las características más interesantes de los verbos griegos, así como su influencia en la comprensión del texto bíblico.


Voz. Los verbos españoles solo tienen dos voces: activa y pasiva, pero en griego existe además la “voz media”. En esta voz, el sujeto participa en los resultados de la acción (o, a veces, produce la acción). Además, la voz media destaca el interés del agente en la acción del verbo.
La voz media también servía para resaltar un concepto, tal como hoy se haría mediante las bastardillas. Por ejemplo, cuando se le comunicó a Pablo que le esperaban cadenas y tribulaciones al llegar a Jerusalén, este dijo: “Sin embargo, no hago mi alma de valor alguno como preciada para mí, con tal que termine mi carrera y el ministerio que recibí del Señor Jesús”. (Hch 20:22-24.) En este pasaje, el verbo que se traduce “hago”, poi·óu·mai, está en la voz media. Pablo no dice que no valora su vida, sino que el cumplimiento de su ministerio es mucho más importante. Esta es su conclusión, sin importar lo que otros puedan pensar.
Asimismo, en Filipenses 1:27 se hace uso de la voz media: “Solamente que pórtense [o “compórtense como ciudadanos”] de una manera digna de las buenas nuevas acerca del Cristo”. El verbo po·li·téu·o·mai aparece en voz media en este texto, po·li·téu·e·sthe, “compórtense como ciudadanos”, es decir, participen en las actividades de ciudadanos, declarando las buenas nuevas. Los ciudadanos romanos tenían una participación activa en cuestiones políticas, pues la ciudadanía romana era altamente apreciada, sobre todo en las ciudades cuyos habitantes habían recibido la ciudadanía de Roma, como era el caso de Filipos. Por consiguiente, Pablo dijo a los cristianos en esta ocasión que no deberían estar inactivos, siendo solo cristianos de nombre, sino que también deberían participar en la actividad cristiana. Esta idea concuerda con sus últimas palabras dirigidas a ellos: “En cuanto a nosotros, nuestra ciudadanía existe en los cielos”. (Flp 3:20.)


Tiempos. Otra característica importante y distintiva del griego y que contribuye a su exactitud es su uso de los tiempos verbales. En los tiempos de los verbos entran en juego dos factores: el aspecto de la acción (factor principal) y el grado temporal de la acción (factor secundario). En griego hay tres aspectos principales de la acción verbal, cada uno de ellos con características modificantes: 1) la acción continua (“estar haciendo”), expresada principalmente en tiempo presente, la cual es una acción progresiva o que se repite habitual o sucesivamente; 2) la acción acabada (“haber hecho”), normalmente en tiempo perfecto, y 3) la acción puntual o instantánea (“hacer”), en tiempo aoristo. También hay otros tiempos, como, por ejemplo, el imperfecto, el pluscuamperfecto y el futuro.
A continuación se ilustra la diferencia entre los tiempos griegos. En 1 Juan 2:1, el apóstol dice: “Si alguno peca, abogado tenemos ante el Padre” (NC). En este pasaje el verbo griego para “pecar” está en aoristo, de modo que la acción es puntual o instantánea. En esta ocasión el tiempo aoristo indica un solo acto de pecar, mientras que el tiempo presente denotaría la condición de ser un pecador, o la acción continua o progresiva de pecar. De manera que Juan no se refiere a alguien que persiste en una práctica de pecar, sino a alguien que “comete un pecado”. (Compárese con Mt 4:9, donde el aoristo indica que el Diablo no le pidió a Jesús que le adorase constante o continuamente, sino tan solo, “un acto de adoración”.)

El no distinguir entre los tiempos presente y aoristo cuando se traduce, dificulta la comprensión de la idea original. Por ejemplo, en la traducción Nácar-Colunga puede parecer que el apóstol Juan se contradice al comparar el pasaje citado antes con las palabras de 1 Juan 3:6, 9. Esta traducción dice: “Todo el que permanece en Él no peca” y “Quien ha nacido de Dios no peca”. Esta traducción no transmite con claridad la acción continua que da a entender el tiempo presente de los verbos griegos empleados. Sin embargo, algunas versiones modernas, en lugar de traducir esta expresión por “no peca”, tienen en cuenta la acción continua y traducen los verbos correspondientes: “No practica el pecado”, “no se ocupa en el pecado” (NM); “no sigue en el pecado”, “[no] vive entregado al pecado” (FS); “no continúa pecando”, “no practica el pecado” (Val), y “no anda en pecado”, “no practica el pecado” (PNT) (véanse también NTI, NVI). Del mismo modo, Jesús mandó a sus seguidores: “Sigan, pues, buscando primero el reino”, más bien que simplemente, “buscad primero su Reino”; con el uso del tiempo presente indica un esfuerzo continuo. (Mt 6:33; NM; BJ.)
Igualmente, cuando se trata de prohibiciones, los tiempos presente y aoristo son claramente distintos. En el tiempo presente una prohibición significa más que no hacer una cosa: significa dejar de hacerla. Por lo tanto, cuando Jesucristo iba al Gólgotha, no les dijo meramente a las mujeres que le seguían: “No lloren”, sino: “Dejen de llorar por mí”, pues ya estaban llorando. (Lu 23:28.) Asimismo, a aquellos que vendían palomas en el templo, Jesús les dijo: “¡Dejen de hacer de la casa de mi Padre una casa de mercancías!”. (Jn 2:16.) En el Sermón del Monte dijo: “Dejen de inquietarse” en cuanto a la comida, la bebida o la ropa. (Mt 6:25.) Por otro lado, en el aoristo la prohibición era una orden de no hacer una cosa en ningún tiempo o momento. Jesús dijo a sus oyentes: “Por lo tanto, nunca se inquieten [es decir, no se inquieten en ningún momento] acerca del día siguiente”. (Mat 6:34.) De modo que en este texto se emplea el aoristo para significar que los discípulos no solo no deberían inquietarse, sino que no deberían inquietarse en ningún momento.
Otro ejemplo de lo importante que es tener en cuenta el tiempo del verbo griego a la hora de traducir se halla en Hebreos 11:17. Algunas traducciones pasan por alto su significado especial en este caso. La traducción Bover-Cantera dice con referencia a Abrahán: “El que había recibido las promesas ofrecía al unigénito”. El verbo griego que aquí se traduce “ofrecía” está en el tiempo imperfecto, lo que transmite la idea de que se pretendió o se intentó realizar la acción, pero de hecho no se llevó a cabo. Por lo tanto, según lo que sucedió en realidad, es más exacto traducir el verbo griego por “trató de ofrecer”. Asimismo, cuando en Lucas 1:59 se hace referencia al tiempo de la circuncisión del hijo de Zacarías y Elisabet, se emplea el tiempo imperfecto, lo que indica que en lugar de la traducción “le llamaban con el nombre de su padre, Zacarías” (Val, 1960), el pasaje debería decir “iban a llamarlo por el nombre de su padre, Zacarías” (NM). Esto concuerda con lo que realmente sucedió: que al niño se le llamó Juan, según las instrucciones del ángel Gabriel. (Lu 1:13.)
Transliteración. Representación de las palabras griegas con las letras de otro alfabeto. En la mayoría de los casos simplemente es una sustitución de las letras griegas por sus correspondientes españolas, b por β, g por γ, etc. En el caso de las vocales: a por α, e por ε, ē por η, i por ι, o por ο, y por υ y ō por ω.


Diptongos. En la mayoría de los diptongos también se aplica la misma regla general de sustituir letra por letra: ai por αι, ei por ει, oi por οι. La letra griega ý·psi·lon (υ) es una excepción en los siguientes casos: αυ es au, no ay; ευ es eu, no ey; ου es ou, no oy; υι es ui, no yi, y ηυ es ēu, no ey.
Por otra parte, la diéresis ( ͏̈) rompe el diptongo. Por ejemplo en los casos: αϋ, εϋ, οϋ, ηϋ, ωϋ, αϊ, οϊ, ni la i·ṓ·ta (ϊ) ni la ý·psi·lon (ϋ) forman diptongo con la vocal precedente. De manera que la ý·psi·lon con una diéresis se transcribe y, no u. Los ejemplos mencionados antes se transcribirían respectivamente ay, ey, oy, ēy, ōy, ai, oi.
Algunas vocales (α, η, ω) se escriben con una pequeña i·ṓ·ta (ι) (llamada i·ṓ·ta suscrita) debajo. En su transcripción, la i·ṓ·ta (o i) no se sitúa debajo de la vocal, sino a su lado. Así, ᾳ es ai, ῃ es ēi y ῳ es ōi.

Acentos. Hay tres tipos de acentos en griego: el agudo (΄), el circunflejo ( ͏̑) y el grave (`), que se colocan sobre la vocal de la sílaba acentuada. Sin embargo, en esta publicación solo se usa el acento agudo (΄) para los tres tipos de acentos griegos.
Sílabas. Para separar las sílabas y así facilitar la pronunciación de las transcripciones, se emplea el punto silábico. Una palabra griega tiene tantas sílabas como vocales o diptongos. Así λόγος (ló·gos) tiene dos vocales y por lo tanto dos sílabas. Las dos vocales de un diptongo forman una sílaba, no dos. La palabra πνεῦμα (pnéu·ma) tiene un diptongo (eu) y otra vocal (a), de modo que tiene dos sílabas.
La división silábica se rige por las siguientes reglas: 1) Cuando en el interior de una palabra hay una consonante sola entre dos vocales, se incluye en la sílaba posterior. Por ejemplo, πατήρ sería pa·tḗr. 2) Cuando en el interior de la palabra aparece un grupo de consonantes, pueden comenzar sílaba solo si este grupo consonántico puede comenzar una palabra griega. Por ejemplo, κόσμος se dividiría en kó·smos. Sm pertenece a la segunda sílaba porque muchas palabras griegas (como, por ejemplo, Smýr·na) empiezan por este grupo consonántico. Pero si, por el contrario, las consonantes que aparecen en el interior no se encuentran en griego a principio de palabra, entonces han de separarse. De esta manera, βύσσος se transcribe býs·sos, pues no hay ninguna palabra en griego que empiece por ss.
Signos de aspiración o espíritus. Una vocal colocada al principio de una palabra requiere bien un espíritu “suave” (᾿), bien un espíritu “áspero” (῾). El espíritu “suave” (᾿) puede pasarse por alto en la transcripción (ya que no se pronuncia); el espíritu “áspero” (῾) se pronuncia como la h inglesa o alemana, y se transcribe en forma de h. Si la palabra empieza con letra mayúscula, el espíritu se coloca antes de la palabra. Ejemplos: ᾿Ε, que se transcribe E, y Ἑ, que se transcribe He. Cuando la palabra empieza con minúscula, los espíritus se colocan sobre la primera letra o, en el caso de la mayoría de los diptongos, sobre la segunda. Ejemplos: αἰών se convierte en ai·ṓn, mientras que ἁγνός en ha·gnós y αἱρέομαι en hai·ré·o·mai.
Por otra parte, la letra griega rho (ρ), que se transcribe r, siempre se escribe con un espíritu “áspero” (῾) al principio de una palabra. Así, ῥαββεί es rhab·béi.


VOCABULARIO GRIEGO

Se citarán fragmentos del "Nuevo Testamento" como algunos le llaman ya que es el texto más cercano a nuestra disposición para estudiar este idioma, además del gran aporte que los biblistas contribuyeron para el estudio de esta magistral lengua

El vocabulario griego es amplio y preciso. El escritor griego tiene a su disposición suficientes palabras para diferenciar ideas afines y transmitir justamente el matiz deseado. Por ejemplo, el griego hace una distinción entre el conocimiento en general, gnṓ·sis (1Ti 6:20), y el conocimiento más profundo, e·pí·gnō·sis (1Ti 2:4); y entre ál·los (Jn 14:16), que significa “otro” de la misma clase, y hé·te·ros, que significa “otro” de una clase diferente. (Gál 1:6.) Muchas palabras españolas se derivan del griego, lo que ha contribuido a la precisión y riqueza de la lengua española.




Creditos de la información: "Perspicacia para comprender las escrituras"  (Editores: Watctower bible and tract society of New York, inc.)